NOTICIAS | ENTREVISTA Enviar por E-mail
Imprimir
Comentarios : 0

Entrevista: Celso Amorim, director de UNITAID

23/11/2016 | Fuente: ISAGS - Autor: ISAGS

El embajador Celso Amorim fue electo este año como director de UNITAID, una iniciativa vinculada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estimular la investigación de nuevas maneras de prevenir, tratar y diagnosticar el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria. Anteriormente, Amorim estuvo al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores en la época en que Brasil decretó la licencia obligatoria del Efavirenz.

1 – Desde los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pasando por la Declaración de Doha sobre Salud Pública hasta los Objetivos de Desarrollo Sustentable, se viene consolidando el principio de que los derechos de propiedad intelectual no pueden sobreponerse a los intereses de salud pública. ¿Cómo los países de UNASUR podrían actuar para consolidar ese principio?

Brasil tuvo un papel fundamental en las negociaciones que llevaron a la Declaración de Doha sobre las flexibilidades a los Acuerdo TRIPS. Se trata de un tema que continúa teniendo importancia para toda la región y cabe resaltar el caso más reciente que involucra a Colombia y una farmacéutica que produce un medicamento para el cáncer. La Declaración de Doha libró a los países de sufrir represalias en el ámbito de la OMC pero no los libró de las presiones políticas de cuño económico y financiero o inclusive las relativas al acceso a otros acuerdos comerciales. Son amenazas y represalias que no pueden ser cuestionadas en la organización porque no se tratan de iniciativas directas sino de impedir el avance en la negociación de otros acuerdos y, en algunos casos, hasta amenazas de la industria farmacéutica de interrumpir la provisión de otros medicamentos esenciales.

La UNASUR como bloque posee un poder de presión mucho más grande que el que tendría un Estado individualmente. Trabajando en conjunto se diluye un poco la carga individual de cada país. En el caso de una licencia obligatoria, por ejemplo, además del factor de las posibles represalias, existen otros condicionantes como el tamaño del mercado, sobre todo cuando se trata de la producción. Si la UNASUR propusiera una licencia obligatoria a ser adoptada a nivel regional, todos esos aspectos estarían contemplados. Sería totalmente innovador, pero posible.

2 – ¿Cómo viene trabajando la UNITAID para garantizar el acceso universal a medicamentos relacionados al VIH/SIDA, malaria y tuberculosis?

Existen muchos proyectos y no todos siguen la misma lógica. La idea inicial de UNITAID era ser una especie de central de medicamentos. Sería una plataforma de negociación con los laboratorios para que se pudieran comprar medicamentos al por mayor y después ofrecer esos medicamentos a precios más bajos a los países de menor desarrollo relativo. Sin embargo, con el tiempo se verificó que otras entidades poseen muchos más recursos, como el Fondo Global. De esa manera, UNITAID pasó a actuar sobre los cuellos de botella, sobre las fallas del mercado. Un ejemplo es la falta de demanda efectiva, no en el sentido humano, sino en el sentido del mercado, como en el caso de fórmulas pediátricas para medicamentos para SIDA. UNITAID ayudó a financiar investigaciones para esa fórmula – los países ricos no estaban interesados ya que en esos lugares casi no existen más casos de transmisión madre-hijo. Otro caso fue el diagnóstico rápido para tuberculosis, una enfermedad que afecta mucho más a los países más pobres. UNITAID ha sido muy activa en el apoyo a este tipo de investigaciones. También actuamos en la creación de un pool de patentes voluntarias, una iniciativa interesante que se encuentra activa en la actualidad.

3 – Dentro de UNASUR existen varios proyectos vinculados al tema, como la creación de un Banco de Precios, el mapeo de las capacidades productivas, incluyendo también el proyecto de control del cuello uterino que está íntimamente relacionado a la vacuna del VPH. ¿Cómo pueden trabajar juntos el bloque suramericano y la UNITAID?

Uno de los temas que pretendo impulsar desde la UNITAID es la cooperación Sur-Sur y la UNASUR, como su nombre lo indica, encaja perfectamente en este modelo. Espero que los proyectos desarrollados en el bloque puedan ser considerados por la UNITAID para un intercambio más fluido. Es decir, existe un campo abierto de cooperación y espero poder facilitar ese contacto. La UNITAID está fuertemente orientada por proyectos, por lo que me parece que sería interesante identificar proyectos convergentes y partir desde esa base.

Esta entrevista forma parte de la edición #3 de Inspira2030, disponible online.

Downloads:
Links Relacionados: Disponible en:
INFORME
Salud al Sur - Edición Especial de la 70a Asamblea Mundial de la Salud

Salud al Sur - Edición Especial de la 70a Asamblea Mundial de la Salud

Disponible en:
FACEBOOK
TWITTER
Instituto Suramericano de Gobierno en Salud
Av. Rio Branco,151, 19º andar, Centro - Rio de Janeiro, RJ
Brasil - CEP 20040-911. Tel.: + 55 21 2505-4400
® 2011 Instituto Suramericano de Gobierno en Salud. Todos los derechos reservados Desarrollo Integração Web