Unasur

 

La Unión de las Naciones Suramericana es un organismo regional que tiene como objetivo construir, de manera participativa y consensual, un espacio de articulación en el ámbito cultural, social, económico y político entre sus pueblos. Formada por los doce Estados del subcontinente, con 400 millones de habitantes, tuvo su tratado constitutivo firmado en Brasilia en 2008 durante la Reunión Extraordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno y entró en plena vigencia a partir de marzo de 2011, cuando Uruguay se convirtió en el noveno país a ratificarlo y depositarlo en la Secretaría General, cuya sede está ubicada en Quito, en Ecuador. En octubre del mismo año, el bloque ha ganado el puesto de observador en la asamblea General de las Naciones Unidas.

 

Sus prioridades son el diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, la financiación y el medio ambiente, entre otros, con el objetivo de crear la paz y la seguridad, eliminar la desigualdad socioeconómica, alcanzar la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.

 

Estructura

 

La Unasur es estructurada por consejos formados por presidentes, cancilleres y delegados y por consejos sectoriales, que se ocupan de temas específicos.

 

Haga click aqui para expandirlo

 

Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno

 

Es órgano máximo del bloque, reforzando su carácter intergubernamental. Este establece la línea de actuación política, los planes de acción, decide sobre propuestas de los otros Consejos, entre otros. Sus reuniones son anuales, pero se puede convocar reuniones extraordinarias por pedido de un Estado miembro a la Presidencia Pro Tempore y con el consenso de todos los otros Estados.

 

Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores

 

Es responsable por adoptar resoluciones para implementar decisiones del Consejo de las Jefas y Jefes de Estado, desarrollar y promover el diálogo y la concertación en temas regionales e internacionales, aprobar el presupuesto anual para funcionamiento del bloque y crear Grupos de Trabajo en el marco de las prioridades establecidas por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado, entre otros. Sus reuniones son semestrales, pero la Presidencia Pro Tempore puede convocar reuniones extraordinarias con la petición de mitad de los Estados miembros.

 

Consejo de Delegados

 

Es formado por un representante de cada país y tiene por función conducir negociaciones previas, elaborar proyectos de Decisiones y Resoluciones y Reglamentos que serán apreciados por el Consejo de Ministras y Ministros, coordinar los Grupos de Trabajo, etc. Sus reuniones son preferentemente bimestrales y, en general, en el país que ejerce la Presidencia Pro Tempore.

 

Secretaría General

 

Esta ejecuta los mandatos que les confieren los órganos del bloque y ejercen su representación por delegación expresa de los mismos, además de ocuparse de la preparación de reuniones y archivos, entre otros. El Secretario General es indicado por el Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores y es aprobado por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno. Él ejerce la función por un período de 2 años, renovable una vez, y no puede ser sucedido por una persona de la misma nacionalidad.

 

Presidencia Pro Tempore

 

Es ejercida por uno de los Estados miembros a cada año, orientada por orden alfabética. Entre sus responsabilidades está presidir reuniones, presentar el programa anual de actividades de la Unasur a los Consejos de Cancilleres y Delegados, representar a la Unasur en eventos internacionales y asumir compromisos y firmar declaraciones con terceros.
 

Consejos Sectoriales

 

La Unasur cuenta con consejos sectoriales como los de Salud y Defensa para tratar temas específicos. Son instancias políticas de consulta y consenso compuestas, en general, por los Ministros de los Estados miembros en las respectivas áreas de integración de sus respectivos sectores. En sus estatutos están definidos los principios y objetivos basados en los valores acordados en el Tratado Constitutivo.

 

Los Consejos Sectoriales:

 

Consejo Suramericano de Salud

 

También llamado Unasur Salud, tiene el objetivo de consolidar Suramérica como un espacio de integración en salud que contribuya al desarrollo del área e incorpore los esfuerzos y logros subregionales del Mercosur, ORAS-CONHU y OTCA.

 

Entre sus objetivos específicos está el de promover políticas comunes, identificar los determinantes sociales críticos para la Salud, fortalecer los ministerios e instituciones de salud en los Estados miembros y promover sistemas de información, entre otros. Sus acciones son orientadas por el Plan Estratégico Quinquenal 2010-2015.

 

En 2011, se estableció el Isags, cuyos objetivos son la formación de liderazgos, la gestión del conocimiento y el apoyo técnico a los sistemas de salud.

 

Consejo Suramericano de Desarrollo Social

 

También conocido como Unasur Social, su objetivo es el de contribuir al establecimiento de condiciones óptimas para el desarrollo de sociedades más justas, participativas, solidarias, democráticas y el de promover mecanismos de cooperación solidaria en políticas sociales para reducir las asimetrías y profundizar el proceso de integración.

 

Para esto, busca políticas de desarrollo que permitan enfrentar los impactos de la crisis mundial y estimular el intercambio de buenas prácticas para combatir la desigualdad.

 

Se instituyó el Observatorio de Desarrollo Social, Humano e Inclusivo en el Plan Bianual 2009-2011 y este entró en operación en 2010.

 

Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento

 

COSIPLAN es una instancia estratégica que busca desarrollar una infraestructura para la integración regional, reconociendo y dando continuidad a los logros y avances de la Iniciativa para Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA). También tiene como objetivo compatibilizar los marcos normativos de los Estados miembros en materia de desarrollo y operación, además de identificar e impulsar la ejecución de proyectos prioritarios para la integración y evaluar alternativas para su financiación.

 

Algunos de sus objetivos específicos son la construcción de redes de infraestructura para integración física, atendiendo a los criterios de desarrollo social y económico sustentables, y el fomento del uso intensivo de tecnologías de información y comunicación a fin de superar barreras geográficas y operativas dentro de la región.

 

Consejo Suramericano de Educación

Es el órgano responsable por desarrollar programas en materia de educación en Suramérica.

Era parte del Consejo Suramericano de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación (COSECCTI), que fue desmembrado en noviembre de 2012 con el reto de mejor cumplir sus mandatos en el marco del Tratado de Unasur.

Consejo Suramericano de Cultura

Es el órgano responsable por desarrollar programas en materia de cultura en Suramérica.

Era parte del Consejo Suramericano de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación (COSECCTI), que fue desmembrado en noviembre de 2012 con el reto de mejor cumplir sus mandatos en el marco del Tratado de Unasur.

Consejo Suramericano de Ciencia, Tecnología e Innovación

Es el órgano responsable por desarrollar programas en materia de ciencia, tecnología e innovación en Suramérica.

Era parte del Consejo Suramericano de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación (COSECCTI), que fue desmembrado en noviembre de 2012 con el reto de mejor cumplir sus mandatos en el marco del Tratado de Unasur.

Consejo Suramericano en Materia de Seguridad Ciudadana, Justicia y Coordinación de Acciones contra la Delincuencia Organizada Transnacional

Es la instancia de consulta, coordinación y cooperación de los Estados-miembros en materia de seguridad, justicia y acciones contra la delincuencia transnacional. Los países hacen hincapié de la palabra “ciudadana” en el nombre del Consejo para describir su papel de promover la inclusión social, participación e igualdad de genero.

Se espera que compagine sus tareas con el Consejo sobre el Problema Mundial de las Drogas.

Consejo sobre el Problema Mundial de las Drogas
 

Es una instancia que tiene el objetivo de construir una identidad suramericana para enfrentar el problema de las drogas y fortalecer las relaciones de amistad y confianza entre los países, así como promover la articulación de posiciones de consenso en foros multilaterales sobre la materia.

 

Entre sus objetivos específicos se destacan la identificación de posibilidades de armonización de normas penales, civiles, administrativas y de políticas públicas. Para fortalecer las capacidades institucionales de los organismos nacionales dedicados al problema, está en proceso de implementación el Mecanismo de Consultas Regulares de Autoridades Judiciales, Policiales, Financieras, Aduaneras y de Órganos de Combate a las Drogas de los Países Suramericanos, para promover el intercambio de buenas prácticas y estimular la cooperación judicial, policial y de inteligencia.

 

Consejo de Defensa Suramericano

 

También conocido como CDS, tiene por objetivo desarrollar una doctrina de defensa regional y consolidar el subcontinente como una zona de paz, base para la estabilidad democrática y desarrollo integral de los pueblos.

 

Entre sus objetivos específicos está el de promover el intercambio de información y experiencias relativas a la formación y modernización de las fuerzas armadas, articular posiciones comunes en foros multilaterales y apoyar acciones humanitarias. Se está implementando el Registro Suramericano de Gastos en Defensa, una importante medida de construcción de confianza entre los Estados.

 

En mayo de 2012 se inauguró el Centro de Estudios Estratégicos de Defensa (Ceed), que permitirá a los países contar con una importante instancia que estudie y promueva medidas destinadas a mejorar la confianza y cooperación recíproca en materias de defensa y seguridad, tales como homologación de gastos y transparencia.

 

Consejo Suramericano de Economía y Finanzas
 

Además de los ministros de Economía o equivalentes en los países miembros, también cuenta con la participación de los presidentes de los respectivos Bancos Centrales. Tiene por objetivo el desarrollo social y humano con equidad e inclusión, el crecimiento y el desarrollo económico que supere las asimetrías entre los Estados, la integración financiera mediante la adopción de mecanismos compatibles con las políticas económicas y la cooperación económica y comercial.

 

Entre otros objetivos específicos, está el de impulsar el uso de monedas locales, producir una evaluación periódica de los sistemas multilaterales de pagos y crédito, crear un mecanismo regional de garantías que facilite el acceso a distintas formas de financiación, fortalecer la integración financiera de la Unasur y estudiar mecanismos de regulación, entre otros.

 

Consejo Energético Suramericano

 

Se creó en mayo de 2007 en la I Cumbre Energética Suramericana con el objetivo de promover la articulación de las políticas energéticas nacionales y construir redes regionales de gasoductos, sistemas de interconexión eléctrica, programas de producción de biocombustibles, además de actividades industriales conexas en el sector de plataformas de explotación y sistemas de transporte de combustibles.

 

En el actual momento, se negocia el texto del Tratado Energético Suramericano, un marco jurídico regional de referencia para actuación de los países del bloque en el área energética.

 

Consejo Electoral

 

Es una instancia funcional y técnica de investigación e intercambio de experiencias, observación y seguimiento en materia electoral, promoción de la ciudadanía y de la democracia. Está formado por organismos o instituciones estatales de competencia electoral. En la Declaración de Bogotá en junio 2012, el Consejo fue incorporado a la institucionalidad de Unasur.

 

En 2012, Perú manifestó el deseo de establecerse en Lima el Centro de Estudios de Promoción de la Democracia y Transparencia Electoral.

 

 

Consejo de Seguridad Pública, de Justicia e Coordinación de Acciones contra la Delincuencia Transnacional

 

Es una instancia que fue creada por el Consejo de Cancilleres en junio 2012, en la "Declaración de Bogotá".

 

Historial

 

A lo largo de la historia, cuando se hablaba en integración regional, la demarcación de estas regiones ora se restringía a un pequeño grupo de países, como aquellos del Cono Sur, los Andinos o los de la Región Amazónica, ora extrapolaba a toda América Latina, incluyendo el Caribe.

 

Desde la década de 1960 varias iniciativas buscaron distintos modelos de integración regional, como la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

 

Se empieza a elaborar Suramérica como región política el año 2000, con la I Reunión de Presidentes de Suramérica ocurrida en Brasilia. De acuerdo con el Comunicado emitido por las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, “su realización resultó de la convicción de que la contigüidad geográfica y la comunidad de valores llevan a la necesidad de una agenda común de oportunidades y desafíos específicos, en complementación a su tratamiento en otros foros regionales e internacionales”.

 

El proceso ganó ímpetu en 2004, en la III Reunión realizada en Cuzco, en Perú, donde los doce presidentes allá reunidos decidieron formar la Comunidad de Naciones Suramericanas (CASA), que se transformó en la Unasur en la Reunión Extraordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de 2008, en Brasilia. De acuerdo con el Tratado Constitutivo, así se afirmaba la “determinación de construir una identidad y ciudadanía suramericana y desarrollar un espacio regional integrado (...) para contribuir al fortalecimiento de la unidad de América Latina y Caribe”.

 

Es importante notar que la iniciativa subcontinental no se da en detrimento de América Latina ni de los esfuerzos de integración ya existentes en Suramérica, como el Mercosur y CAN. Los compromisos de estas instancias son distintos en contenido y densidad, lo que no impide que, en el futuro, aquellos de la Unasur se adensen y produzcan una convergencia con los de la CAN y del Mercosur.

 

Unasur se está revelando como un instrumento para la solución pacífica de controversias regionales y para el fortalecimiento de la protección de la democracia en Suramérica. Poco después de su creación, la organización desempeñó importante papel mediador en la solución de la crisis separatista de Pando, en Bolivia, en 2008.

 

En 2009, en la llamada Decisión de Bariloche, los líderes del continente se comprometen a “establecer un mecanismo de confianza mutua en materia de defensa y seguridad”, a abstenerse del uso de la fuerza y elaborar una estrategia suramericana de lucha contra el tráfico ilícito de drogas, entre otras. Mucho ya se avanzó en este campo, como la reciente institución del Registro Suramericano de los Gastos en Defensa y la inauguración del Centro de Estudios Estratégicos en Defensa (CEED) en Buenos Aires.

 

En 2010, una crisis institucional en Ecuador y un golpe de Estado en Honduras generaron una reflexión sobre el mantenimiento de la normalidad democrática. La respuesta de la Unasur fue rápida: en el mismo año, los Jefes de Estado del bloque decidieron incorporar el Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo Sobre el Compromiso con la Democracia, en el cual se establecieron medidas concretas a adoptarse por los Estados Miembros de la Unasur en situaciones de ruptura del orden constitucional. Se adoptó el Protocolo en la Cumbre de Georgetown en la Guyana, en noviembre de 2010.

 

También una prioridad del grupo, la cooperación y la solidaridad continental se materializaron sobre todo después del terremoto que devastó Haití en febrero de 2010, considerado unas de las mayores catástrofes de las Américas. En agosto del mismo año, los líderes de Suramérica crearon la Secretaría Técnica Unasur-Haití. En el total, los Estados miembros crearon un fondo de 100 millones de dólares en la implementación de 144 proyectos que se establecieron de acuerdo con las prioridades del propio gobierno haitiano. Otros 77 proyectos están en vías de implementación.